Análisis de F-Zero 99, o cómo después de 20 años la saga regresa a sus orígenes más caótica que nunca

0
38

Los suscriptores de Nintendo Switch Online pueden acceder a su descarga gratuita

El Nintendo Direct que se ha emitido el 14 de septiembre nos ha dejado con un buen cargamento de anuncios y tráilers de los próximos videojuegos que llegarán a Nintendo Switch durante los próximos meses y a lo largo de 2024. Sin embargo, no hay que esperar un tiempo para jugar a todos, porque ayer mismo uno de ellos se publicó por sorpresa: F-Zero 99.

Los aficionados de la saga de conducción de Nintendo llevaban esperando desde hace casi 20 años el lanzamiento de un nuevo videojuego de la saga, sobre todo uno que se asemejara a la calidad tan brutal del F-Zero GX que se desarrolló para GameCube. Por eso mismo, después de casi dos décadas, para muchos fue un jarro de agua fría el encontrarse con un F-Zero con un toque más clásico y no más modernizado.

Eso no quiere decir necesariamente que se trate de un mal juego, pero, ¿hasta qué punto merece la pena? Eso mismo lo he querido comprobar tras haberle dado bastante caña durante las últimas horas a este título gratuito para todos aquellos suscritos a Nintendo Switch Online.


El mejor de 99 pilotos

Hay que partir de la base de que F-Zero 99 trata de repetir la esencia de otros juegos similares del catálogo de la consola de Nintendo, como Tetris 99 o Pac-Man 99, cuyos servidores cerrarán el mes que viene, así como el desaparecido Super Mario Bros. 35. Esto supone que en cada carrera se pueden llegar a juntar hasta 99 personas para competir al mismo tiempo unos contra otros.

No obstante, si bien el objetivo es el de intentar ganar y ser el primero en cruzar la línea de meta, no se trata de un Battle Royale como tal, porque aquí no todos los jugadores van siendo eliminados uno tras otro hasta que solo quede en pie una única nave. Simplemente se trata de una caótica carrera en la que 99 vehículos se mueven por la pista al mismo tiempo para hacerse con la victoria.

Aun así, no quiere decir que ninguna nave caiga eliminada, porque cada vuelta por el circuito se reduce ligeramente la cantidad de jugadores que compiten simultáneamente, de ahí que sea vital tener unos nervios de acero y un gran control en estas carreras a toda velocidad, dado que los que se queden muy atrás caerán eliminados al instante.

Una propuesta a priori muy sencilla, pero en verdad se requiere un buen manejo a los mandos, porque desde el primer segundo se nota lo frenéticas que son estas carreras en cuanto las decenas de naves empiezan a colisionar unas con otras para hacerse un hueco por la pista. No pasaría nada si simplemente consintiera en ser rápido sin más, pero el grave problema es la barra de vida.

Y es que todos los jugadores disponen de su propia cantidad de vida que se va reduciendo más rápido de lo que uno se puede imaginar, porque los impactos con otros jugadores la disminuyen un poquito y una barbaridad si te chocas de lleno o rozas los bordes de la pista, por lo que hay que mantenerse bien alejado de ellos de principio a fin. Y aquí no hay segundas oportunidades, por lo que si te quedas sin vida, se acabó lo que se daba.

De hecho, es más fácil llegar a morir de lo que parece, porque entre unas cosas y otras la barra de la vida de la nave no para de bajar. Además, el utilizar los turbos también hace que disminuya y no hay que olvidar que estamos frente a un juego de carreras en el que precisamente la velocidad es su punto fuerte, por lo que al final por inercia hay momentos en los que te sale del alma dale al turbo y puede acabar resultado un error fatídico.

Un regreso a los orígenes de F-Zero con un toque renovado

Los que conozcan la saga F-Zero desde sus inicios se sentirán muy familiarizados con F-Zero 99, porque en parte es exactamente el mismo videojuego que vimos en Super Nintendo a principios de los 90. Gráficamente no ha cambiado, aunque sí cuenta con una resolución mejorada claro está, pero se ha respetado su toque retro, con las mismas pistas del título original y las míticas melodías de su banda sonora.

Esto hace que nos sintamos como si viajáramos al pasado, con los mismos controles en los que se ha añadido alguna que otra novedad. Por ejemplo, ahora es posible dar giros con la nave para atizar a los contrincantes y así empujarlos y también se han añadido una especie de esferas doradas que van esparciendo los jugadores o unas naves más grandes de lo normal que van circulando por la pista en determinados momentos.

El recolectarlas servirá para rellenar una barra que permite ascender hasta una parte superior del circuito conocida como Vía Celeste. Esto garantiza desplazarse por un carril libre de obstáculos, con aceleradores y con el que se pueden ignorar fácilmente cualquier trampa del camino, ya sean minas, curvas peligrosas, terrenos que reducen la velocidad o pistas de hielo que dificultan el control del vehículo.

Ahí entra un poco de estrategia de buscar el momento adecuado para ascender a esta pista opcional, porque sin duda sirve de gran ayuda para avanzar y adelantar a los adversarios sin apenas hacer nada. En cambio, lo que sí se ha mantenido intacto son los vehículos que se pueden seleccionar, porque son los mismos cuatro del F-Zero original, es decir, el Blue Falcon, el Golden Fox, el Wild Goose y el Fire Stingray.

Por otro lado, algo que también se ha conservado son las copas con sus respectivos circuitos. Por el momento solo está disponible la primera de ellas, lo que a su vez supone que la cantidad de pistas disponible es un tanto limitada, aunque es de esperar que con el tiempo se habiliten las dos restantes y así haya más circuitos en los que poder competir.

El ritmo tan rápido que invita a jugar una carrera tras otra

A la hora de escoger la forma de pasar el rato es posible decantarse por una carrera normal y corriente con los 99 jugadores, pudiendo votar el circuito en el que se va a competir entre dos opciones aleatorias, saliendo ganadora por la que más personas se decanten. Es la mejor forma de divertirse y de forma muy rápida, dado que una partida puede durar apenas un par de minutos.

Dependiendo de ciertos factores al final obtienes una cierta cantidad de puntos que te sirven para desbloquear un boleto. Este artículo es indispensable para participar en los Mini Prix y Grand Prix que se van celebrando de vez en cuando, que sin duda es donde tienen lugar las competiciones de verdad, porque no bastará con ser el mejor en una sola pista, sino en tres o cinco, dependiendo de la copa escogida.

Eso sí, estas competiciones no se pueden escoger en cualquier momento, ya que van rotando cada ciertos minutos con otros tantos, como las batallas por equipos o los circuitos profesionales. Estos últimos no requieren boletos, pero al igual que el modo estándar también es una gran opción para conseguir más entradas para las copas que ponen a prueba de verdad la habilidad de los jugadores.

Asimismo, hay una gran cantidad de artículos para desbloquear, como diferentes aspectos para las naves principales, adhesivos o el color de su turbo, pero también se puede modificar las tarjetas de usuarios con distintos bordes, fondos y símbolos para darles un toque más personal. Para ello es necesario cumplir una serie de objetivos, lo que garantiza una rejugabilidad descomunal a base de subir de nivel o realizar otra serie de tareas en las carreras.

La opinión de VidaExtra

No voy a negar que desde hace muchísimos años estaba deseando que anunciasen un F-Zero completamente nuevo y el anuncio de este F-Zero 99 me dejó un poco frío porque no era lo que me esperaba en absoluto. Al menos la propuesta me ha parecido muy entretenida por recordar viejos tiempos con una de las entregas más míticas de una de las mejores sagas de Nintendo.

La velocidad a la que transcurren las partidas, un tanto caóticas por la cantidad de jugadores, te dejan con ganas de jugar una tras otra y sobre todo los desbloqueables son un gran incentivo a tener en cuenta para que siempre tengas ganas de jugar un rato. Quizás se echa en falta una mayor variedad de circuitos, pero lo normal es que la cantidad se acabe ampliando tarde o temprano.

Como encontrar partida no cuesta nada, ya sea porque su lanzamiento es muy novedoso o porque la gente tenía muchas ganas de un nuevo F-Zero, espero que esto sirva para que Nintendo se de cuenta de que ya va tocando disfrutar de una nueva entrega de las de toda la vida. La esperanza no hay que perderla.

Precio de F-Zero 99

Para jugar a F-Zero 99 tan solo necesitaréis una suscripción a Nintendo Switch Online, ya que su descarga es gratuita para los que estén apuntados a este servicio de Nintendo Switch. Esto supone que os costará lo siguiente dependiendo del tipo de suscripción que elijáis:

  • Un mes: 3,99 euros
  • Tres meses: 7,99 euros
  • Un año: 19,99 euros
  • Un año del paquete de expansión: 39,99 euros
  • Pack familiar de un año: 34,99 euros
  • Pack familiar de un año del paquete de expansión: 69,99 euros

Duración de F-Zero 99

La duración de F-Zero 99 se podría decir que es infinita, porque tan solo dependes de las ganas que tengas de competir, subir niveles e ir a por todas a por los desbloqueables.

Ficha Análisis F-Zero 99

En VidaExtra | Los mejores juegos de 2023 para Nintendo Switch

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí