6.3 C
Uruguay
InicioUruguayDaniel Jardim: el caricaturista uruguayo que desde hace 17 años publica en...

Daniel Jardim: el caricaturista uruguayo que desde hace 17 años publica en EE.UU. – 17/04/2022

E l talento de los caricaturistas uruguayos ha sido varias veces reconocido en el exterior. Dos casos notorios son el de “Menchi” Sábat, quien hizo su carrera fundamentalmente en Argentina, y el de Eduardo Barreto, contratado por Marvel y DC para recrear personajes archifamosos del mundo del cómic, como Batman y Superman. Pero también hay casos menos conocidos, como el de Daniel Jardim. Este uruguayo de 57 años, que vive en Montevideo, publica sus dibujos desde hace 17 años en el Nuevo Herald, el diario de mayor circulación en la Florida, Estados Unidos.

De niño, Jardim se dio cuenta -y por suerte sus padres también- que había algo que lo diferenciaba de sus compañeros de clase. “Conservo dibujos de mi infancia y mi madre también se preocupaba de guardarlos. Hubo siempre un incentivo de parte de mis padres. Fue en el liceo que arranqué con la caricatura, dibujando a los profesores, por ejemplo, porque de chico lo que hacía era copiar de revistas o de la televisión. Y en la etapa liceal se me da la posibilidad de empezar a publicar, cuando tenía 16 años”, dice el dibujante a Revista Domingo.

En su trayectoria de cuatro décadas, Jardim ha colaborado con los medios uruguayos El Diario, La Mañana, El Día, Últimas Noticias, El Observador y Búsqueda, y con las revistas Guambia y ¡Berp! En Estados Unidos publicó, además, en los semanarios Tiempos del Mundo y Mercado de Dinero.

En 1989 fue distinguido con el primer premio del Festival de Humor Gráfico de Calarcá, en Colombia. Y en 2010 recibió la Medalla de Oro a la mejor caricatura editorial de la Asociación Nacional de Periódicos Hispanos José Martí, de Estados Unidos. Es, además, licenciado en Ciencias de la Comunicación.

Donald Trump por Daniel Jardim
A Donald Trump lo dibujó “de todas las formas”, dice.

Publicar en dictadura

Las caricaturas de Jardim vieron la luz en 1981, en plena dictadura, en El Correo de los Viernes, el semanario del Partido Colorado que dirigía Julio María Sanguinetti. Fue por la gestión de una amiga de su tía, que lo vinculó a una agencia de publicidad en la que trabajaba Horacio Guerriero, el dibujante conocido por el seudónimo Hogue. “Yo lo seguía desde chico porque en mi casa se compraba El Día y en el suplemento La Semana, que sacaba el diario los sábados, Hogue publicaba una cantidad de caricaturas. Fue mi primera influencia importante”, señala.

También durante la dictadura quiso publicar en la emblemática revista El Dedo. Y pese a que preparó unos dibujos, no pudo hacerlo porque la publicación fue clausurada. De todos modos, esto fue la antesala de su incorporación a Guambia, fundada en 1983 por Antonio Dabezíes como sucesora de la anterior.

“Cuando entré a El Correo de los Viernes, en 1981, la dictadura estaba a pleno. Yo no hacía un dibujo de opinión, era más bien ilustrativo o artístico, por lo que no sentía las censuras. Pero en Guambia pasaba que la idea tenía que surgir de mí. Y entonces empecé a meterme en temas políticos en los que había que trabajar entre líneas, porque había limitaciones claras”, recuerda.

Cuando se le consulta si alguna vez un personaje que dibujó se ofendió con su trabajo, responde: “Sé que a Guma Zorrilla, la hermana de China, no le gustó una caricatura que hice. Pero no la culpo, porque yo estaba dando mis primeros pasos y puede ser que el dibujo no fuera bueno. Después pasó que en el Mundial de 1990 hice una caricatura de Maradona cuando Argentina jugaba con Senegal y lo puse en una olla rodeado de aborígenes que se lo iban a comer. Eso no cayó bien en la comunidad afrodescendiente; llegó alguna queja a La Mañana, que era donde yo trabajaba”. Sobre este último episodio, del que hoy se ríe, confiesa: “No tenía intención de ofender a nadie. Eran estereotipos que se usaban en aquella época a nivel de humor gráfico. Los tiempos han cambiado, es respetable y está bueno que eso se vaya corrigiendo”.

Jardim no recuerda que los medios para los que trabajó le hayan rechazado alguna caricatura, aunque admite que su estilo “no es demasiado ácido”. Sí tuvo que lidiar con otras circunstancias: en El Día había un editor que le daba bocetos marcándole cómo quería los dibujos. Como protesta, algunos no los firmaba.

Presidentes caricatura
Presidentes de América en el Nuevo Herald.

Desembarco en EE.UU.

Durante la crisis de 2002, Jardim fue uno de los tantos que migró en busca de oportunidades. Lo hizo con su esposa y sus dos pequeños hijos (que hoy tienen 28 y 23 años). Después de hacer varios trámites, obtuvo la residencia norteamericana y voló a la tierra del Tío Sam con la intención de trabajar “de lo que viniera”. Allí comenzó a mandar correos electrónicos a varios medios gráficos. Y a El Nuevo Herald le llevó una carpeta personalmente, aunque a juzgar por el recibimiento que tuvo, nunca pensó que lo llamarían: “Fui dos veces a Miami y en la segunda me quedé aproximadamente un año. En la puerta de El Nuevo Herald el portero no me trató muy bien y me dio un bibliorato para que viera los puestos que estaban libres, no había nada para un dibujante. Le insistí y por suerte mi carpeta llegó a manos del director, Humberto Castelló. Tuve una entrevista con él y desde 2005 vengo publicando, desde Uruguay, en el Nuevo Herald. Este sigue siendo mi principal desafío”.

El trabajo de Jardim para el Nuevo Herald requiere de una buena idea más que de un buen dibujo, y para eso, necesita conocer bien a los personajes, no solo físicamente. Así fue que comenzó la tarea -que sigue hasta hoy- de informarse sobre la política estadounidense, ver fotos, videos y leer para conocer a las figuras, para saber quién tiene tirria con quién y “comprender” a los personajes.

Así explica cómo forjó su estilo: “Cuando empecé, el material que me llegaba era más bien de dibujantes que publicaban en Uruguay, como ser Ombú, Hogue, Arotxa y otros también muy buenos. Después, con Internet, uno tiene el mundo entero para ver. Creo que uno va tomando las cosas que más le gustan y ahí va armando su estilo”, detalla. Del lápiz de grafito al digital, pasaron 40 años en la carrera de Daniel Jardim. Cuatro décadas de un trazo inteligente y punzante, que lo ha colocado como uno de los principales caricaturistas uruguayos de todos los tiempos.

El Súper Agente y la 99
Dibujo de Daniel Jardim.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

Comentarios Recientes