14.9 C
Uruguay
InicioEntretenimientoEl adiós a un gran poeta rosarino: murió Hugo Diz

El adiós a un gran poeta rosarino: murió Hugo Diz

Hugo Diz, uno de los poetas más importantes que haya dado la ciudad, ya no está entre sus calles ni se sentará en sus bares: el autor de “Algunas críticas, otros homenajes”, “Manual de utilidades” y “Baladas para Marie”, y destacado integrante de la legendaria revista El lagrimal trifurca, falleció este miércoles por la noche, a los 80 años.

Un breve recorrido por su fecunda vida dice que Diz nació en Rosario en 1942. Sus tareas recorrieron la fotografía, el dibujo, el collage y la pintura. En 1965 empieza a publicar poemas en revistas del país y en 1969 publica su primer libro, “El amor dejado en las esquinas” (1969).

Le siguieron “Poemas insurrectos” (1971), “Algunas críticas y otros homenajes (1972)”, “Historias, veras historias” (1974), “Manual de utilidades” (1976), “Canciones del jardín de Robinson” (1984), “Las alas y las ráfagas (1985)”, “A través de los ríos y los mares (1986/87)”, “Baladas para Marie (1988)”, “Ventanal” (1990), y “La lírica y el exabrupto” (1997). “Palabras a mano” se titulan los cuatro tomos que fueron apareciendo con su poesía escogida a partir de 2003.

Diz desarrolló una larga carrera en medios periodísticos, desempeñándose como corrector y redactor del suplemento de Cultura del diario La Capital. En ese contexto llevó adelante una intensa labor gremial, que lo erigió en 1984 como secretario general del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR).

Integró la redacción de la revista El lagrimal trifurca editada en Rosario entre 1968 y 1976. Forma parte de la antología “200 años de poesía argentina (2010)”. Participó en diversos encuentros de poesía, entre los que se destaca el Festival de Poesía Latinoamericana en Viena, Austria. Poemas suyos fueron traducidos al ruso, francés, húngaro, italiano y alemán.

>> Leer más: La filosa brevedad de un género clásico

Diz, dueño de numerosos y fieles amigos, será recordado como uno de las voces más poderosas y sugerentes de una gran generación literaria de la poesía argentina, la de los años setenta.

Artista polifacético, Diz también incursionó en la dirección de cine, la plástica y la interpretación de música popular, rubro en el cual grabó discos de tango. Con textos suyos, y junto a su amigo Litto Nebbia, grabó el disco “La virtud del día”, editado por Melopea.

Diz también fue librero y se desempeñó durante largos años como corrector en este diario, donde su recuerdo aún despierta afecto y revive complicidades.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

Comentarios Recientes