Cinco historias de amor que quedarán por siempre en nuestro corazón

0
22

Sin dudas, estos romances podrían ser ejemplos de la leyenda del Hilo rojo, esa creencia de la cultura oriental que dice que “un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”. Sea cierto o no, estos vínculos supieron mantenerse en el tiempo, atravesar crisis y tragedias y hasta permanecer intactos, aún después de la muerte. Desde Magdalena Ruiz Guiñazú hasta Marcela Kloosterboer, estas son las cinco historias de amor predilectas de los lectores de LA NACION durante este 2022.

Magdalena Ruiz Guinazu tuvo dos grandes amores en su vida
LAURA CANO – LAURA CANO

Magdalena Ruiz Guiñazú tuvo una intensa vida tanto delante como detrás de los micrófonos. Una exitosa carrera en gráfica, radio y televisión, dos amores y la muerte de un hijo la marcaron hasta el final de sus días. Y si bien se casó a los 22 años, fue recién en la madurez donde encontró al hombre con el que compartió casi tres décadas de amor y quien la ayudó a transitar uno de los momentos más difíciles de su vida: la muerte de su hijo mayor. Su primer matrimonio fue con César Doretti, con quien pasó por el altar de la Basílica Nuestra Señora de la Merced el 3 de diciembre de 1956. Juntos tuvieron cinco hijos: Edmundo, Alejandra, Mercedes, Paula y César. Sin embargo, tras once años de casados, la conductora puso punto final a su relación.

Magdalena Ruiz Guiñazú y Sergio Dellacha, con quien estuvo en pareja durante 27 años
Magdalena Ruiz Guiñazú y Sergio Dellacha, con quien estuvo en pareja durante 27 años

Tras pasar un tiempo sola -abocada de lleno a la crianza de sus hijos y su carrera periodística-, la conductora decidió apostar nuevamente al amor aunque con una nueva fórmula: sin formalizar ni convivir. El hombre que volvió a enamorarla y con el que estuvo durante 27 años fue Sergio Dellacha. Mientras ella vivía en la calle Rodríguez Peña, él lo hacía a pocas cuadras; sólo compartían techo durante el verano, cuando vacacionaban en la casa que ella tenía en Punta del Este. En 2006, Dellacha falleció y Magdalena decidió vivir su madurez sin pareja, plenamente abocada a sus hijos, sus nietos y a esa vocación que comenzó a ejercer a sus 19 años y en la que no claudicó jamás.

Rodolfo Bebán tuvo hijos con Claudia Lapacó y Gabriela Gili.
Rodolfo Bebán tuvo hijos con Claudia Lapacó y Gabriela Gili. silvana colombo – LA NACION

Rodolfo Bebán fue uno de los galanes más codiciados del cine, teatro y televisión. Sus ojos azules, su mirada profunda y su voz cautivante arrancaba suspiros no solo entre la platea femenina sino también entre sus compañeras de trabajo. Y si bien tuvo varios romances, el actor sólo vivió dos grandes amores con las madres de sus hijos, las actrices Claudia Lapacó y Gabriela Gili. A la primera, la conoció en 1966 haciendo una novela memorable, El amor tiene cara de mujer. A los pocos meses se casaron y fueron padres de Rodrigo y Diego. A pesar de su perfil bajo, Bebán y Lapacó fueron la pareja del momento, tapa de todas las revistas de la época. Sin embargo, ese amor a primera vista se esfumó luego de cuatro años. La separación no fue en buenos términos y, a pesar de tener dos hijos en común, no volvieron a verse durante 40 años. Se reencontraron en 2011 cuando protagonizaron la obra de teatro Filosofía de vida, junto a Alfredo Alcón.

Rofolfo Bebán y Claudia Lapacó estuvieron casados cuatro años
Rofolfo Bebán y Claudia Lapacó estuvieron casados cuatro añosFacebook grandes de la escena Nacional

En 1972 -y luego de su matrimonio con Claudia Lapacó-, el actor se enamoró perdidamente de Gabriela Gili, su compañera en la novela Malevo (emitida por Canal 9). Es que juntos protagonizaban un fogoso romance que, como tantas veces, terminó traspasando la pantalla. “Uno no se enamora grabando, uno se enamora viviendo”, dijo Bebán cuando le preguntaron por ese amor nacido en el set. Se casaron, tuvieron tres hijos (Facundo, Daniela y Pedro) y estuvieron juntos durante 17 años, hasta que a finales de 1991 ella murió por una insuficiencia cardíaca. “Fue un deterioro lento y extendido en el tiempo. Verla desaparecer de a poco fue algo terrible. Los chicos llevaron la peor parte porque era una mujer muy joven, hermosa como ser humano, una madre impresionante. Ellos eran muy chiquitos, tenían una devoción por la madre, que era una especie de ángel, en todo sentido. Gaby fue el gran amor de mi vida, no me imagino con otra mujer”, confesó Bebán tras su muerte.

Rodolfo Bebán y Gabriela Gili se enamoraron perdidamente en 1972. Un amor que siguió intacto tras la muerte de la actriz en 1991
Rodolfo Bebán y Gabriela Gili se enamoraron perdidamente en 1972. Un amor que siguió intacto tras la muerte de la actriz en 1991Facebook grandes de la escena Nacional
Andrea Frigerio tuvo un divorcio y un amor clandestino antes de conocer a su actual marido, Lucas Bocchino
Andrea Frigerio tuvo un divorcio y un amor clandestino antes de conocer a su actual marido, Lucas BocchinoAlejandro Guyot – LA NACION

Un amor de juventud, otro que no fue y ese que la hizo volver a creer en el amor. Andrea Frigerio es otra de las famosas que tiene una vida personal digna de un guion cinematográfico. La modelo se casó a los 19 años con el músico Eduardo Frigerio, de quién adoptó su apellido hasta el día de hoy, ya que su verdadero nombre es Andrea Mitchelstein. Juntos tuvieron un hijo llamado Tomás y, a pesar de que el matrimonio no funcionó en el tiempo, la pareja siempre mantuvo un buen vínculo. En 1991, Frigerio empezó a conducir Despertar al país, junto al periodista Daniel Mendoza y los rumores de romance comenzaron a sonar fuerte. Ella estaba recién separada del padre de su hijo y él estaba en pareja con María Cossio y era padre de seis hijos. En el verano de 1992, los conductores dejaron a sus familias en Pinamar y se escaparon en secreto a Buzios, pero fueron fotografiados por un paparazzi. Dicen que ella no quería tener un amor a escondidas, pero él no se decidía a separarse.

En abril de ese año, Frigerio conoció a Lucas Bocchino, que por entonces era empresario agropecuario y polista amateur. Unos meses después, en agosto, pidió vacaciones en el programa y viajó con su flamante novio a Nueva York y Jamaica. Fue en Jamaica donde Andrea se enteró de la muerte de Daniel Mendoza, que se suicidó el 17 de agosto de 1992, pegándose un tiro en el corazón, en su casa de Belgrano. “Estaba obsesionado conmigo. El hecho de que él fuera casado era para mí definitivo. Yo no quiero ni quise ser la clandestina. Una y mil veces le dije que primero arreglara su situación personal. Era todo muy complicado”, le confesó Frigerio a la periodista Reneé Salas, en una entrevista que dio pocos días después de los hechos.

Andrea Frigerio y Lucas Bocchino llevan tres décadas juntos
Andrea Frigerio y Lucas Bocchino llevan tres décadas juntosMatias Salgado

Con Bocchino todo fue diferente. Primero se hicieron amigos, después se pusieron de novios y a los dos años se fueron a vivir juntos. En febrero del 96, se casaron en México y diez años después repitieron la experiencia en nuestro país con una fiesta para más de 250 invitados. Fruto de este amor, que hoy ya lleva tres décadas, nació Josefina; quién sigue los pasos de su madre en el mundo de las pasarelas.

Cacho Fontana tuvo tres grandes amores, más algunos vínculos espóradicos con mujeres del ambiente
Cacho Fontana tuvo tres grandes amores, más algunos vínculos espóradicos con mujeres del ambiente

“A mí verdadero gran amor nadie lo conoce”, dijo Cacho Fontana en más de una oportunidad. Y es cierto. El gran amor de Norberto Palese fue una incógnita. El legendario conductor y periodista -que marcó un antes y un después en la manera de hacer radio-nunca quiso revelar el nombre de esa persona con la que logró la plenitud en materia amorosa. Sin embargo, se le conocieron tres parejas estables a lo largo de su vida. A los veintipico se casó con la locutora Dora Palma, la única mujer que lo llevó al registro civil y con quien tuvo a su primera hija Estela. Entre el trabajo y la vida social, Fontana pasaba poco tiempo junto a su familia y las tentaciones estaban al alcance de la mano. La relación duró apenas dos años y siempre se dijo que el gran motivo de la ruptura habría sido el inicio del romance de Fontana con la cantante de tangos Beba Bidart.

Beba Bidart y Cacho Castaña, su gran amor
Beba Bidart y Cacho Castaña, su gran amor

El periodista y la artista se conocieron en un festival de música y el flechazo fue inmediato. Se casaron en Las Vegas y, a pesar de la diferencia de edad (ella era ocho años mayor que él), fueron la pareja perfecta durante casi 12 años. Hasta que una mujer hizo sucumbir la paz matrimonial: ella era nada más y nada menos que Liliana Caldini, la chica del momento. Si la noticia de la separación de Fontana y Bidart impactó a la opinión pública, cuando se conoció que el locutor había entablado una relación con una jovencita veinte años menor el público se enojó mucho. No solo el romance fue la comidilla del momento, sino que, además, pocos apostaban por el buen destino de la pareja. Se equivocaron. Cacho Fontana y Liliana Caldini estuvieron juntos doce años y fueron padres de las mellizas Ludmila y Antonella. Tras su separación, la pareja mantuvo un muy buen vínculo por el bienestar de sus hijas; relación que perduró hasta el final de sus días. De hecho, misteriosamente Fontana falleció dos días después de la exmodelo; lo que muchos vieron como una señal de amor eterno.

Una postal familiar de Cacho, Liliana, Antonella y Ludmila en plenas vacaciones (Foto: Instagram @lilianacaldini)
Una postal familiar de Cacho, Liliana, Antonella y Ludmila en plenas vacaciones (Foto: Instagram @lilianacaldini)

Luego de tres matrimonios terminados, el público deseaba ver a Cacho con Pinky. Sin embargo, no fue más que un deseo porque ambos eran “las figuras” de la televisión nacional. Por el contrario, su vínculo fue siempre de amistad y de camaradería profesional.

Luego de sus mediáticos romances con Mariano Martínez y Gastón Gaudio, la actriz se casó con un empresario que no pertenece al medio
Luego de sus mediáticos romances con Mariano Martínez y Gastón Gaudio, la actriz se casó con un empresario que no pertenece al medio

Si bien Marcela Kloosterboer tuvo varios novios famosos como Mariano Martínez y Gastón Gaudio, (Nico Cabré nunca se terminó por confirmar), quien finalmente terminó conquistando su corazón fue Fernando Sieling, un empresario, músico y rugbier con quien está en pareja desde hace 15 años. Juntos son padres de Juana y Otto y poco se sabe de su vida privada debido a su bajo perfil.

La pareja se conoció en 2007 en una cena con amigos y, según dicen los que estaban presentes, la actriz se derritió cuando él le cantó una canción romántica, mirándola a los ojos. Pronto hubo otra cita, esta vez a solas, y fue tal la conexión que, a los pocos años, se mudaron juntos. Siete años después de aquel primer flechazo, Marcela y Fernando se casaron en la iglesia Santa Teresa del Pilar. “Es un tipo muy sencillo, puro, generoso, compañero y seguro de sí mismo. Él me enseña todo el tiempo a tener otra mirada sobre las cosas. Me hace bien estar a su lado porque saca lo mejor de mí. Nos complementamos como personas y nos acompañamos sin perder nuestra independencia”, confesó la actriz sobre qué fue lo que más la enamoró de su marido.

Marcela Kloosterboer y Fernando Sieling están felizmente casados desde 2014 y son padres de Juana y Otto
Marcela Kloosterboer y Fernando Sieling están felizmente casados desde 2014 y son padres de Juana y Ottoinstagram

En octubre de 2016, su amor y su unión se puso a prueba cuando Sieling debió ser internado en el área de salud mental del Hospital Italiano. Ante un sinfín de especulaciones, Kloosterboer rompió el silencio y aseguró que su marido había sufrido un pico de estrés. “Se dijeron disparates. Lo cierto es que no tengo que dar explicaciones de mi vida privada. Preferí apagar la tele, no leer ningún portal y no enterarme de nada”, dijo en esa oportunidad quien no se movió del lado de su pareja.

LA NACION

Conocé The Trust Project

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí