Furor por una pareja de millennials que hizo una casa en un baldío y ahora vende una guía por USD 400 para enseñarle a otros cómo hacerla

0
6
La pareja en su nueva casa
Foto: Instagram @modernhousecabin

Una pareja de milennials construyó a mano una casa muy pequeña en un terreno vacío del Alentejo, Portugal y ahora venden una guía a USD 400 dólares para enseñar a otros a construir sus propias cabañas.

Según Business Insider, “Pepe Romero y Eugenia Díaz construyeron toda la casa a mano en seis meses; ambos de 35 años, saben lo que es hacer cambios drásticos en su estilo de vida”.

“La pareja se mudó de España a Los Ángeles en 2012 tras terminar la universidad, según cuenta Romero a Insider. Díaz se dedicaba a la medicina, pero en 2014 se dedicó a crear una marca de bolsos. A medida que la marca crecía, Romero dejó su trabajo en un estudio de arquitectura para ayudar a gestionar el negocio”.

Sin embargo, cinco años después, en 2019, “la pareja decidió cerrarlo porque querían cambiar su estilo de vida”.

“Construimos una furgoneta camper y viajamos por Europa durante unos meses cuando se nos ocurrió la idea de construir nuestra propia casa”, explicó Romero.

Parte de la decisión se inspiró en su experiencia de transformación de su furgoneta. “Cuando compramos nuestra furgoneta de carga vacía de segunda mano, todos los presupuestos que recibimos para transformarla en una furgoneta camper eran muy elevados. No podíamos permitírnoslo”, explicó Romero. “Nos vimos obligados a construirla nosotros mismos y, después de eso, nos dimos cuenta de que todo se puede hacer si te esfuerzas y lo estudias”, explicó.

La construcción, paso a paso
Foto: Instagram @modernhousecabin
La construcción, paso a paso
Foto: Instagram @modernhousecabin

“Cuando terminaron la conversión de la furgoneta, se dieron cuenta de lo mucho que les gustaba trabajar con las manos y decidieron trasladar ese mismo espíritu a un nuevo proyecto: construir una cabaña diminuta”, indicaron.

“A la hora de construir una casa, contratar a alguien para que lo hiciera no era lo que queríamos, pues ya habíamos probado lo que se siente al hacer las cosas por nosotros mismos”, afirmó Romero.

De este modo, “es como la pareja llegó a construir una pequeña cabaña en el campo en Alentejo, Portugal. La cabaña está escondida en un pequeño pueblo de unas 30 personas, la mayoría de las cuales son personas mayores que han vivido aquí toda su vida, agregó. La cabaña se encuentra al lado de un camino privado de tierra que conduce a los terrenos de un vecino.

“Tengo muchos años de experiencia en diseño arquitectónico, y Eugenia es diseñadora de profesión, pero ninguno de nosotros había construido nada hasta que construimos nuestra furgoneta”, aclaró.

En un principio, la pareja buscaba una casa en mal estado que pudieran reformar por su cuenta.

“Renovar una estructura existente nos pareció algo más fácil de hacer y más factible, pero todas las ruinas que encontramos no eran lo que buscábamos”, dijo Romero. Pero “muchos de los edificios que encontraron eran ilegales y estaban mal cuidados, se lamentó.

“Después de unos meses, le dije a Eugenia que tal vez podríamos buscar un terreno vacío, para poder diseñar y construir lo que queríamos desde cero”, dijo Romero. “Encontramos nuestra propiedad en un par de semanas, firmamos el acuerdo y nos trasladamos con nuestra autocaravana a vivir en ella”.

La parcela que Romero y Díaz compraron mide casi 4900 metros cuadrados, pero la cabaña ocupa sólo una pequeña parte del terreno.

La pareja quería reducir su costo de vida siendo autosuficientes, dijo Romero: “Para ello, necesitábamos cultivar nuestros propios alimentos, así que el tamaño del terreno era bastante importante”.

“El espacio también significaba que no estaban demasiado cerca de sus vecinos, dándoles la privacidad que querían”, dijo.

“Después de estos dos primeros años viviendo de la tierra, nos dimos cuenta de que no necesitábamos tanto espacio para cultivar nuestros alimentos”, añadió.

La casa terminada
Foto: Instagram @modernhousecabin
La casa terminada
Foto: Instagram @modernhousecabin

La pareja, que no quiso decir cuánto pagaron por el terreno, “diseñó los planos y construyó toda la cabaña por su cuenta, sin apenas ayuda externa”.

Los primeros días, recordó Romero, fueron los más duros. “Recuerdo que cuando empezamos a construir la plataforma pensé: “¿Hemos mordido más de lo que podemos masticar?

Sin embargo, de inmediato “se hicieron amigos de los anteriores propietarios del terreno, que tuvieron la amabilidad de ayudarlos”.

“Tenerlos cerca esos primeros días ayudó mucho”, dijo Romero. “Fue genial y un gran empujón, ya que esos primeros días fueron los más complicados”.

La pareja comenzó a construir la diminuta cabaña en diciembre de 2020 y vivió en su furgoneta en los primeros días de la construcción.

De todos modos, en ese entonces “apenas había electricidad, ya que la pareja sólo tenía 350 vatios de paneles solares instalados en el techo de la furgoneta”.

Con menos luz solar durante el invierno, los paneles solares no eran suficientes para pasar todo el día, añadió: “Teníamos que cargar la batería de nuestras herramientas eléctricas cada vez que salía el sol”, recordó. Finalmente, Romero y Díaz acabaron mudándose a la cabaña en enero de 2021, antes de que estuviera terminada.

Si bien a furgoneta era buena para viajar, no era lo más cómodo para vivir durante el frío, dijo Romero.

“Creo que sólo teníamos instalada la mitad de la puerta delantera y no había ventanas, pero pegamos las aberturas con plástico y empezamos a vivir en ella de todos modos”, dijo. “Definitivamente estábamos muy lejos de nuestra zona de confort”.

Romero y Díaz tardaron seis meses en terminar de construir su cabaña de 18 metros cuadrados y documentaron su tarea en su canal de YouTube Modern House Cabin, que tiene 137.000 suscriptores.

“La filmación y la edición de todos los vídeos para nuestro canal de YouTube nos retrasó un poco”, dice Romero. “Diría que podríamos construir una en tres o cuatro meses, si es que alguna vez construimos otra”.

La cabaña terminada tiene una disposición rectangular, con una zona para dormir en el altillo a la que se puede acceder con una escalera.

“Aunque me gusta pensar que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos, tenía miedo porque no sabíamos si iba a salir bien”, dijo Romero.

“Saber que lo hemos hecho nosotros, con nuestras propias manos, fue muy gratificante. Llevaré esa sensación conmigo para siempre”, dijo.

Para Díaz, el mayor reto fue dar los toques finales a la cabaña.

“Los toques finales son los que más tiempo llevan”, dijo Díaz a Business Insider. “Ya estábamos viviendo en la cabaña y eso hizo que nuestro progreso fuera aún más lento. El último 20% de la construcción nos llevó el 80% del tiempo”.

Aunque la cabaña está conectada a la red de agua, pero la pareja planea recoger agua de lluvia y almacenarla en tanques en el futuro, dijo Romero.

“También tenemos planes de construir un pozo, ya que nuestra zona tiene mucha agua subterránea”, añadió.

Desde que empezaron a compartir su viaje en Internet, la pareja ha recibido mensajes de seguidores pidiéndoles consejo sobre cómo construir algo similar, dijo Romero. Esas preguntas se convirtieron en su próxima aventura empresarial, ya que “la pareja está vendiendo una guía sobre cómo construir una cabaña”.

“Decidimos escribir esta guía para ayudar a otros a replicar nuestro diseño”, dijo Romero. “Todo nuestro conocimiento e investigación para cada paso de la construcción está en esa guía, donde explicamos paso a paso con palabras, imágenes y dibujos, lo que hicimos, cómo lo hicimos y por qué lo hicimos”.

El libro incluye una lista completa de materiales, junto con recomendaciones sobre las partes de la cabaña que habrían hecho de forma diferente, dijo Romero.

La guía de 130 páginas está disponible en su sitio web por 390 dólares. La pareja ha vendido más de 600 ejemplares de la guía hasta ahora.

Seguir leyendo:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí