6.3 C
Uruguay
InicioSalud‘Más allá de la piel’, un nuevo documental para dar visibilidad a...

‘Más allá de la piel’, un nuevo documental para dar visibilidad a los pacientes con linfomas cutáneos de células T

P. ¿Cuántas fracturas por fragilidad se producen al año en España?

R.El número de fracturas por fragilidad debido a la osteoporosis en España asciende a 285.000 al año, según datos de 2019, es decir, 14,8 nuevas fracturas por cada mil habitantes. Cabe destacar la repercusión sanitaria, social y económica derivada de este elevado número de casos.

P. Según el estudio SCOPE 21, se prevé que la cifra de fracturas por fragilidad en nuestro país se incremente un 30% para 2034, ¿Qué se puede hacer para revertir esta situación?

R. Es necesario tomar conciencia de que la osteoporosis está detrás de la mayoría de estas fracturas y que, además, es una de las enfermedades más infradiagnosticadas y menos tratadas.

Desde hace años sabemos que el número de fracturas aumentará en los próximos años debido al envejecimiento de la población, pero se ha hecho muy poco para frenar este problema. Si se adoptara una política sanitaria adecuada, se ahorrarían sufrimientos, muertes y el enorme gasto sanitario derivado de las fracturas.

P. El 80% de las personas que han tenido, al menos, una fractura por fragilidad carece de diagnóstico, no son correctamente identificadas ¿a qué puede ser debido y cómo podría mejorarse?

R. Estos datos son difíciles de entender desde un punto de vista social y sanitario. Creo que es debido a que la osteoporosis y las fracturas son consideradas un problema sanitario ‘menor’ en el que no es primordial invertir demasiados recursos.

Las sociedades científicas involucradas en la atención de estos pacientes, desde hace años son conscientes de este problema y han desarrollado guías de práctica clínica con algoritmos de decisión terapéutica y han potenciado la formación en diferentes hospitales de Unidades Multidisciplinares de Coordinación de Fracturas, las denominadas Fracture Liaison Services (FLS).

Aunque en comunidades autónomas como Cataluña, se ha incentivado a nivel local la formación de diversas FLS, esto es insuficiente. Se precisa una política sanitaria global que destine más recursos y se hagan campañas de comunicación adecuadas, para que población y sanitarios sean conscientes de que una paciente que ya ha sufrido una fractura tiene un riesgo hasta cinco veces mayor de desarrollar más en un futuro y que al menos el 20% de las pacientes fallece tras una fractura de cadera, la mayoría en el primer año.

Núria Guañabens, del Servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona. 

P. ¿Cómo se abordan desde la clínica las pacientes con fractura y una osteoporosis grave?

R. Se debe abordar de forma rápida, especialmente si la fractura es vertebral, de cadera, radio distal, húmero o pelvis, pues esta paciente tiene un alto riesgo para desarrollar otra fractura, sobre todo si ocurre en los dos últimos años.

Una vez diagnosticada, es importante iniciar el tratamiento, cuya elección dependerá del nivel de riesgo de fractura. Recientemente, la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) y previamente la Sociedad Española de Reumatología (SER) han publicado guías de práctica clínica (GPC) de abordaje de la osteoporosis. Precisamente las GPC de SEIOMM se basan en un abordaje en función del riesgo de fractura.

A día de hoy, aunque son eficientes, disponemos de pocas alternativas terapéuticas, dado que no se han introducido nuevos fármacos para la osteoporosis en prácticamente la última década.

P. ¿Existen necesidades no cubiertas en cuanto a tratamiento para las pacientes que ya han sufrido alguna fractura por fragilidad?

R. Por desgracia, sí. Recientemente, se ha publicado un documento de posicionamiento conjunto de la SER y SEIOMM que así lo considera.

En aquellos casos de mujeres con muy alto riesgo de fractura, que incluye riesgo inminente de fractura o múltiples fracturas, sobre todo si tiene una densidad mineral ósea muy baja, necesitamos tratamientos de acción rápida capaces de aumentar la densidad mineral ósea con una mayor magnitud que los otros tratamientos para la osteoporosis y especialmente, que sea capaz de reducir el desarrollo de nuevas fracturas de forma rápida y significativa.

De hecho, la Agencia Europea del Medicamento ya ha aprobado romosozumab, un tratamiento innovador que cumple con estas características. Es un anticuerpo monoclonal neutralizante de la esclerostina (inhibidora de la vía WNT, esencial en la actividad osteoblástica), comercializado en distintos países europeos, así como en EE.UU., y está pendiente de autorización para su comercialización en España.

P. ¿Por qué es necesario que se incremente la formación de hueso y a la vez disminuir la resorción ósea en los tratamientos para la osteoporosis grave?

R. Actualmente tenemos fármacos antirresortivos, así como anabólicos u osteoformadores con marcada eficacia antifractura.

Los estudios han demostrado que mecanismos de acción como el de romosozumab, que estimulen de forma inicial e intensa la formación ósea y reduzcan de forma mantenida la resorción, tienen la capacidad de producir un aumento marcado de la densidad mineral ósea en solo un año.

P. ¿Qué pronóstico tienen en el futuro inmediato las pacientes que sufren una fractura por fragilidad?

R. Las pacientes que sufren una fractura tienen un riesgo muy alto de sufrir otra en los siguientes años. En la actualidad se trata a muy pocas de estas pacientes, por lo que el presente es desalentador. Hay que sensibilizar a la sociedad, a los sanitarios y a los gestores, porque solo todos juntos podremos mejorar la salud ósea en nuestro país en un futuro próximo.

Este contenido ha sido desarrollado por UE Studio, firma creativa de branded content y marketing de contenidos de Unidad Editorial, para UCB y Amgen.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

Comentarios Recientes