6.3 C
Uruguay
InicioSaludModelo predice recurrencia después de la erradicación de la neoplasia de Barrett...

Modelo predice recurrencia después de la erradicación de la neoplasia de Barrett temprana


Los médicos pueden comenzar a implementar el modelo ahora, para reducir la carga de la atención médica y las preocupaciones innecesarias en los pacientes.

La metaplasia intestinal de Barrett del esófago es una respuesta a las lesiones causadas por el reflujo ácido. Foto: Shutterstock.

El esófago de Barrett es un trastorno premaligno del esófago que cada día va en alza, por lo que las sociedades de Gastroenterología han emanado sus recomendaciones para la detección y el seguimiento. Factores específicos como la obesidad, la raza blanca, la edad por encima de los 50 años, el tabaquismo y la hernia hiatal han sido identificados como factores que incrementan el riesgo de esófago de Barrett y adenocarcinoma.

“Una vez que se logra la erradicación completa de Barrett, las posibilidades de recurrencia neoplásica son tan pequeñas que reducimos significativamente la carga de los procedimientos de seguimiento endoscópico en la gran mayoría de los casos”, dijo el Dr. Jacques J.G.H.M. Bergman, del Centro Médico de la Universidad de Amsterdam, dijo a Reuters Health por correo electrónico. “Aquellos con un mayor riesgo pueden identificarse con nuestro modelo de predicción”.

Los médicos pueden comenzar a implementar el modelo ahora, dijo, para “reducir la carga de la atención médica y las preocupaciones innecesarias (para) nuestros pacientes”.

Las directrices deben incorporar el modelo, agregó, “para garantizar la calidad de la erradicación endoscópica real al centralizar la atención en centros expertos de alto volumen y luego permitir el régimen de seguimiento actualmente demasiado estricto solo para el pequeño subconjunto de casos que tienen un riesgo significativo de recurrencia“.

El Dr. Bergman y sus colegas construyeron el modelo utilizando datos del Registro del Centro de Expertos Barrett holandés, que captura los resultados de todos los pacientes con EB que se someten a tratamiento endoscópico en los Países Bajos. La entrada incluyó predictores relacionados con la demografía, la gravedad del reflujo, el estado histológico al inicio del estudio y las características del tratamiento.

El modelo fue validado externamente en pacientes con EB tratados en Suiza y Bélgica.

Se incluyeron un total de 1.154 pacientes con erradicación completa de EB para la construcción del modelo. Durante un seguimiento endoscópico medio de cuatro años, 38 pacientes desarrollaron enfermedad recurrente (0,8 %/ persona año).

Las características asociadas de forma independiente con la recurrencia (predictor más fuerte a más débil) fueron una nueva lesión visible durante la fase de tratamiento; un mayor número de tratamientos en urgencias; género masculino; aumento de la longitud de BE; displasia de alto grado o cáncer al inicio del estudio; y edad más joven.

La validación externa mostró una buena calibración

El Dr. Bergman señaló que: “Se necesita investigación para mejorar la calidad de la capacitación endoscópica en la terapia de erradicación de Barrett. Ahora estamos utilizando un seguimiento endoscópico demasiado frecuente para compensar las imágenes, la selección y el tratamiento subóptimos”.

El Dr. Brooks Cash, Jefe de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Centro Médico Memorial Hermann-Texas y UTHealth en Houston comentó sobre el estudio en un correo electrónico a Reuters Health: “Este parece un enfoque extremadamente factible… de expertos reconocidos en el campo. El hecho de que los investigadores validaron su herramienta en otras dos grandes bases de datos externas y encontraron resultados similares es alentador”.

Sin embargo, dijo, “si bien esto parece contribuir significativamente a la evaluación de riesgos y probablemente nos permitirá asesorar mejor a nuestros pacientes, sería bueno si se validara en una cohorte de EE. UU. Además, aunque podemos hablar con los pacientes en términos generales con respecto a su riesgo de recurrencia de la neoplasia después de la ablación, el estudio actual no determina cuándo debemos realizar nuestros exámenes de vigilancia ni si hay medidas posteriores a la ablación que podrían tomarse para reducir el riesgo de recurrencia”.

 Fuente consultada aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

Comentarios Recientes