En setiembre se vendió 30% de la cosecha sojera y vienen complicaciones: hay pesos para comprar dólares

0
10
Una de las reuniones previas al lanzamiento del “dólar soja”

La dimensión del atraso cambiario la da un número incontrastable: las liquidaciones de soja en setiembre representaron el 30% del total de la cosecha. Los precios variaron de los USD 345 originales (alrededor de $70 mil por tonelada) a los USD 300 ($60.000) del final.

“Fue una muy buena movida para exportadores, molinería y aceiteras que estuvieron comprando a precios por debajo de su capacidad de pago, o sea que pagaron menos de lo que podían pagar”, señaló Salvador Vitelli especialista en agronegocios. Como ejemplo, puso que “los compradores tenían una capacidad de pago de USD 360 y consiguieron la soja a un promedio de USD 315, son 45 dólares de margen que están aprovechando”.

La presión de los pesos que se emitieron para adquirir los dólares de la soja -$1,14 billones, 27% de la Base Monetaria que se esterilizaron entre pases y Leliqs- hicieron que se renueven las presiones sobre los dólares financieros y que el Banco Central ayudado por organismos oficiales salga al cruce para impedir la suba. Con este esquema por pasivos remunerados el Banco Central cada cinco meses y medio generará una nueva Base monetaria, algo más de 2 bases monetarias por año.

Pan para hoy y hambre para mañana

“Lo que vivimos en setiembre fue pan para hoy hambre para mañana. Fue un parche para las reservas. Es soja que estaba y que en algún momento se iba a liquidar. Esto fue un adelanto de dinero que va a repercutir en los próximos meses. Imagino octubre y noviembre como mercados vacíos porque se hicieron muchos negocios con pagos diferidos. Los que vendieron a $70 mil dudo que ahora quieran vender a $47.000″, señaló Vitelli.

“Fue un parche para las reservas. Es soja que estaba y que en algún momento se iba a liquidar, un adelanto de dinero que va a repercutir en los próximos meses (Salvador Vitelli)

La otra consecuencia no prevista es que los vendedores de maíz ya están hechos con la venta de soja y van a aguantar más. No quieren vender maíz y se le encarecen los costos a los ganaderos que tienen un horizonte complicado porque con la caída de la economía China habrá menos exportaciones de carne y caída en los precios. La suba del maíz, para ellos es el golpe de gracia.

En tanto, en el mercado cambiario comenzaron a llegar las órdenes de compra de dólares alternativos a través de los bonos AL30 (-3,75) y GD30 (-4,9%).

Entre las 15.30 y 16.00 aparecieron fuertes órdenes de compra del GD30D. Eran manos oficiales comprando los bonos con dólares billete, es decir que salían de las reservas. Como el dólar resistía en los últimos segundos hicieron otra operación grande para que el GD30 se sostenga en $6.210 en el plazo de 48 horas.

Septiembre fue un mes luminoso para las reservas del Banco Central. Pero se terminó el viernes pasado
REUTERS/Matias Baglietto
Septiembre fue un mes luminoso para las reservas del Banco Central. Pero se terminó el viernes pasado
REUTERS/Matias Baglietto

“El mercado operó de manera previsible. Vi al Banco Central levantar su exposición del mercado futuros en la renovación de los distintos fines de mes del dólar y cayeron los contratos más largos. El mercado está atento a lo que sucederá el lunes porque esperan medidas del Ministerio de Economía para las importaciones. Lo cierto es que muchos terminaron de operar antes de la rueda para aprovechar el fin de semana porque saben que la semana que viene empieza otra etapa sin el dólar soja”, señaló Nicolás Rivas, trader de Buenos Aires Valores SA (BAVSA).

Los otros dólares

Lo cierto es que el dólar MEP subió $6,65 (+2,3%) a $302,48 y el contado con liquidación aumentó $4,67 (+1,53%) a $308,86. El “blue” acompañó con una suba de $2 a $290 con escasas operaciones. En la plaza oficial el dólar mayorista avanzó 28 centavos a $147,36. El Banco Central compró USD 317 millones que hicieron subir las reservas 345 millones a USD 37.671 millones ayudados por la revaluación del euro, la libra esterlina y el yuan.

Los bonos de la deuda padecieron otra debacle, pero esta vez fue la mayor de la región. Los títulos perdieron hasta 4,5% y elevaron el riesgo país en 110 unidades (+4,8%) a 2.812 puntos básicos.

Europa sigue con los problemas de inflación. En Alemania la proyección interanual es de 10% y preanuncia que el Banco Central Europeo subirá más las tasas.

Esta semana será intensa y corta porque el viernes próximo comienza un fin de semana extra large de cuatro días. Sin el dòlar soja y las obligaciones de fin de mes, habrá una fuerte presión de compra sobre los dólares alternativos.

Además, los inversores no perderán de vista lo que sucede en el exterior, donde las Bolsas de Nueva York vivieron el peor trimestre de los últimos 14 años.

Europa sigue con los problemas de inflación. En Alemania la proyección interanual es de 10% y preanuncia que el Banco Central Europeo subirá más las tasas.

La Reserva Federal amenaza con ponerse más dura si no ve señales claras de baja de la inflación y todo indica que la próxima suba de tasas será de otro 0,75%.

Entre los datos clave de la semana está el informe de empleo de Estados Unidos del viernes próximo y el resultado de la reunión de la OPEP que analiza recortar la producción para defender el precio del petróleo.

Seguir leyendo:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí