Firme demanda de los dólares alternativos en una jornada cambiaria de tensión y rumores

0
11
El dólar MEP creció 7,18% en 17 días. Supera a la inflación de noviembre, a las tasas de interés y a la tasa de devaluación. REUTERS/Sukree Sukplang

Dos temas alteraron ayer a los inversores. Los rumores de la renuncia del viceministro de Economía Gabriel Rubinstein, en el horario en que estaban abiertos los mercados, y lo que diría Cristina Fernández de Kirchner después de las 19 en el acto de La Plata. Los nervios se resolvieron con una fuerte demanda de dólares alternativos que provocaron llamadas oficiales para que dejen de operar “cable”, como se llama al contado con liquidación.

Los negocios habían crecido a niveles que no se conocían y rondaron los USD 250 millones superando los USD 230 millones del día anterior. Para los más memoriosos este volumen es récord absoluto.

En la plaza de los dólares financieros, la tensión era elevada por eso hubo lugar para toda clase de rumores donde se mencionó hasta el posible sucesor de Rubinstein. Pasadas las 16, el viceministro desmintió su dimisión a través de su propia cuenta de Twitter.

Los bonos con que se operan el contado con liquidación y el MEP tuvieron caídas de 2,97% en el caso del AL30D y de 2,14% cuando se trató del GD30. El resultado fue una suba del contado con liquidación de $10,06 (+3,1%) a $334,68. El MEP aumentó $4,89 (+1,6%) a $313,87. A pasos largos los alternativos están persiguiendo al dólar tarjeta que cerró a $338,50 pero a la hora de cargarle el impuesto de sellos, se transforma en $344. Es decir que apenas $10 lo separan del contado con liquidación que en lo que va del mes subió 10,21%. El MEP en ese lapso creció 7,18%. En 17 días están superando a la inflación de noviembre, a las tasas de interés y a la tasa de devaluación. Van camino a convertirse en la mejor inversión del mes.

El “blue” tuvo un freno por la falta de clientes y cerró en $307 (-$1), pero en las cuevas más grandes se pagó a $308, el mismo valor que la rueda anterior. Con la ausencia de los viajeros al Mundial de Qatar, este dólar perdió fuerza.

El dólar mayorista subió 32 centavos a $162,79 y el Banco Central compró USD 3 millones. Las reservas bajaron USD 172 millones porque el yuan comenzó a devaluarse frente al dólar y cerró a $7,15. El día anterior estaba en $7,10. Hay que recordar que 50,5% de las reservas argentinas son en yuanes.

El ministro de Economía Sergio Massa, salió a avisarle al mercado que con la llegada de los swaps por 35.000 millones de yuanes la capacidad de intervención del Central es de USD 10.000 millones. Ante la escasez de dólares por la caída de la cosecha, es un poder de fuego reducido y deja al Banco Central vulnerable porque ese monto hoy para el mercado es fácil de digerir por el apetito que hay por los dólares y la falta de demanda del peso.

Por otra parte, el ministro debe estar inquieto porque Brasil sigue devaluando ante las inquietantes declaraciones de Lula, el presidente electo. Ayer el dólar cotizó a 5,43 (+0,44%) y ahora busca los 5,50 reales.

“El riesgo país de Brasil llegó a aumentar 10% en la rueda hasta bajar a 250 puntos básicos” señaló el trader Sebastián Monte.

“Esto también provoca la suba del dólar, pero no tanto como la desconfianza en los títulos del Tesoro argentino que obliga al Banco Central a comprarlos para mantener la paridad. En la rueda de hoy (por ayer) se vieron intervenciones aisladas comprando el GD30 con dólares para revenderlos en pesos y tratar de bajar al contado con liquidación”, agregó.

El analista financiero Andrés Reschini observó que “el ritmo de devaluación sigue en 6,44% mensual y el Banco Central está comprando sobrantes en la plaza cambiaria. Ayer se llevó USD 3 millones que son irrelevantes comparados con los USD 1.075 millones que perdió desde el fin del dólar soja. La brecha ya está en 107% alentados por los rumores de renuncia del viceministro de Economía, y es una mala señal para la licitación de Bonos del Tesoro”.

A todo esto, los bonos de la deuda tuvieron retrocesos importantes y cortaron su buena performance de 5 ruedas consecutivas. El riesgo país aumentó 40 unidades (+1,7%) a 2.370 puntos básicos.

“En el agro esperan al dólar soja. Ellos creen que se estaría anunciando la semana que viene. Por ahora son rumores, pero que afectan a los precios del mercado. La soja estuvo repuntando bastante y el maíz algo menos, pero en los precios están descontando la posibilidad del dólar soja porque saben que el Gobierno no llega a marzo con los dólares que tiene. Los nuevos swaps no son de libre disponibilidad y no aumentan las reservas netas como lo pide el FMI”, señaló Salvador Vitelli analista financiero experto en agronegocios.

La Bolsa operó un volumen elevado, pero hubo salida de inversores que vieron interrumpidas sus ganancias en dólares. Se negociaron $2.505 millones y el S&P Merval subió 0,74% en pesos pero cayó en 2,3% en dólares y esto es lo que inquieta.

Los ADR’s -certificado de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron $5.403 millones. Los certificados terminaron en rojo siguiendo la ruta de las Bolsas neoyorquinas.

El llamado de licitación de la deuda sorprendió porque ofreció a los fondos de inversión, donde operan los pequeños y medianos ahorristas con bonos, una Lelite que vence el 16 de diciembre próximo y una Letra de Descuento (Lede) con vencimiento el 31 de marzo. El Gobierno sabe que no puede ir más allá de esas fechas porque el mercado rechaza todo lo que esté cerca de las elecciones.

Para los bancos ofreció un Bonte que vence en 2027 y paga una tasa efectiva anual de 60%.

En esta licitación, el sector público no tiene mucho para dar porque solo 14% de estos vencimientos está en manos de ellos. El Gobierno debe afrontar esta semana vencimientos por $164.233 millones.

Seguir leyendo:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí