6.3 C
Uruguay
InicioSaludPor qué se pueden perder de vista las nuevas variantes que surgen...

Por qué se pueden perder de vista las nuevas variantes que surgen del coronavirus

Las pruebas siguen siendo una herramienta vital en nuestra lucha contra la pandemia (Twitter / @gobdecordoba)

Esta semana, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, mostró su preocupación por que “varios países están reduciendo drásticamente las pruebas” diagnósticas sobre la COVID-19.

Esto inhibe nuestra capacidad para ver dónde está el virus, cómo se está propagando y evolucionando. Las pruebas siguen siendo una herramienta vital en nuestra lucha contra la pandemia, como parte de una estrategia integral”, consideró el funcionario que observa que existe un riesgo real de que los científicos de todo el mundo de que “pierdan de vista” las nuevas variantes del coronavirus a medida que los testeos caen en picado y se desmantela la infraestructura de vigilancia clave para este patógeno que todavía no se fue.

Los interrogantes acerca de hasta cuándo o con qué frecuencia el SARS-CoV-2 podría seguir su replicación ya habían sido planteados con el surgimiento de la subvariante BA.2, que si bien generó casos leves de la enfermedad, su velocidad de transmisión causó brotes en casi todo el mundo. Esta semana, la agencia sanitaria de la ONU dijo que está rastreando la aparición de dos nuevas subvariantes de la variante Ómicron altamente contagiosa, conocidas como BA.4 y BA.5, que tienen características ligeramente diferentes a la cepa “original” BA.1 y su variante hermana BA.2. Científicos en Sudáfrica y Botswana han detectado 27 casos, mientras que BA.4 también se ha confirmado en el Reino Unido, Bélgica, Dinamarca y Alemania.

Existe el riesgo de que el Sars-Cov-2, el virus que causa el COVID, “pase a la clandestinidad” (Getty)
Existe el riesgo de que el Sars-Cov-2, el virus que causa el COVID, “pase a la clandestinidad” (Getty)

La doctora Maria Van Kerkhove, jefa técnica de la OMS para COVID-19, afirmó este miércoles que si bien hay “muy pocas secuencias” disponibles hasta el momento, tanto BA.4 como BA.5 se agregaron a la lista de monitoreo de la agencia a medida que los científicos se apresuran a comprender el impacto de mutaciones adicionales. Los virus cambian constantemente a medida que se replican, pero ocasionalmente surge una mutación que afecta su capacidad para propagarse, evadir la inmunidad previa o afectar la gravedad de la enfermedad que causan. Por ejemplo, BA.2, que ahora representa cerca del 94 por ciento de todos los casos secuenciados, es más contagioso que otras variantes de Ómicron.

“Lo que estamos viendo en este momento [con BA.4 y BA.5] es… transmisibilidad, ¿hay algún cambio en la gravedad? ¿Hay algún cambio en nuestra capacidad para defendernos de esto, incluidos diagnósticos, vacunas, terapias?”, se preguntó Van Kerkhove. Y enseguida precisó: “No hay señales de que las variantes estén cambiando la situación epidemiológica, pero con solo ocho secuencias completas del genoma es demasiado pronto para saberlo con certeza. Esta es la razón por la que es tan importante que continuemos monitoreando y rastreando este virus a medida que cambia”.

BA.2, que ahora representa cerca del 94 por ciento de todos los casos secuenciados, es más contagioso que otras variantes de Ómicron  (Viena EFE)
BA.2, que ahora representa cerca del 94 por ciento de todos los casos secuenciados, es más contagioso que otras variantes de Ómicron (Viena EFE)

Pero el doctor Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS, dijo que existe el riesgo de que el Sars-Cov-2, el virus que causa el COVID, “pase a la clandestinidad” a medida que las tasas de pruebas y secuenciación caen en todo el mundo. Tanto Dinamarca como el Reino Unido, que han sido líderes en la secuenciación del genoma durante la pandemia, han anunciado recientemente que reducirán los costosos programas como parte de los esfuerzos para “vivir con el virus”. “Nosotros en la comunidad científica y de salud pública debemos continuar rastreando este virus de cerca, en cada momento. Sin embargo, en la prisa por dejar atrás la pandemia, corremos el peligro de perder parte de la valiosa infraestructura, la fuerza laboral humana y la infraestructura tecnológica, que hemos desarrollado en los últimos dos años”, se sinceró.

El martes y miércoles, la OMS inició una consulta pública sobre cómo debería ser un ‘tratado pandémico’ que se base en el Reglamento Sanitario Internacional actual, un proceso descrito como una oportunidad única en una generación por Adhanom Ghebreyesus. Mantener los sistemas de alerta temprana y vigilancia global será fundamental para cualquier esfuerzo por evitar que los brotes se conviertan en pandemias, recordó Ryan. “Tenemos que enfocarnos en el futuro, esta pandemia fue un disparo de advertencia para nuestra civilización. Esto fue muy terrible, el próximo podría ser peor. Espero que nunca suceda, pero no quiero que el mundo esté en la misma situación que estaba al comienzo de esta pandemia al comienzo de la próxima”, aseguró el funcionario.

Pero a medida que los estadounidenses recurren cada vez más a las pruebas en el hogar, los estados cierran los sitios de prueba masiva ( REUTERS/Brendan McDermid)
Pero a medida que los estadounidenses recurren cada vez más a las pruebas en el hogar, los estados cierran los sitios de prueba masiva ( REUTERS/Brendan McDermid)

El fenómeno de las pruebas caseras

El recuento oficial de infecciones por coronavirus en los Estados Unidos siempre ha sido una subestimación. Pero a medida que los estadounidenses recurren cada vez más a las pruebas en el hogar, los estados cierran los sitios de prueba masiva y las instituciones reducen las pruebas de vigilancia , los recuentos de casos se están convirtiendo en una medida cada vez menos confiable del número real de víctimas del virus, dicen los científicos.

Una dependencia cada vez mayor de las pruebas en el hogar y el cierre de sitios de pruebas masivas están haciendo que los recuentos oficiales de casos sean menos confiables, agregan. “Parece que los puntos ciegos están empeorando con el tiempo”, dijo Denis Nash, epidemiólogo de la Escuela de Graduados de Salud Pública y Políticas de Salud de CUNY que dirigió el análisis de la ciudad de Nueva York, que es preliminar y aún no se ha publicado.

En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, los funcionarios registraron más de 538.000 casos nuevos entre enero y mediados de marzo, lo que representa aproximadamente el 6 por ciento de la población de la ciudad. Pero una encuesta reciente de adultos de Nueva York sugiere que podría haber más de 1,3 millones de casos adicionales que nunca se detectaron o nunca se informaron, y que el 27 por ciento de los adultos de la ciudad pueden haberse infectado durante esos meses.

Las subvariantes de Ómicron amenazan con continuar en estado de pandemia por varios meses más. (3d render)
Las subvariantes de Ómicron amenazan con continuar en estado de pandemia por varios meses más. (3d render)

Eso podría dejar a los funcionarios cada vez más a oscuras sobre la propagación de la nueva subvariante altamente contagiosa de Ómicron conocida como BA.2″. El miércoles, funcionarios de Nueva York anunciaron que dos nuevas subvariantes de Ómicron , ambas descendientes de BA.2, han estado circulando en el estado durante semanas y se están propagando incluso más rápido que la versión original de BA.2.

Para rastrear BA.2, así como futuras variantes, los funcionarios deberán obtener toda la información que puedan de una serie de indicadores existentes, incluidas las tasas de hospitalización y los datos de aguas residuales. Pero realmente controlar el virus requerirá un pensamiento e inversión más creativos, dijeron los científicos. Por ahora, las personas pueden medir su riesgo implementando una herramienta de baja tecnología: prestar atención a si las personas que conocen están contrayendo el virus.

El cansancio general que provoca el coronavirus, así como la protección que brinda la vacunación contra los síntomas graves, también puede hacer que menos personas se realicen testeos, aseguran los expertos. Y citando la falta de fondos, el gobierno federal anunció recientemente que dejaría de reembolsar a los proveedores de atención médica por el costo de las pruebas a pacientes sin seguro, lo que llevó a algunos proveedores a dejar de ofrecer esas pruebas de forma gratuita. Eso podría hacer que los estadounidenses sin seguro sean especialmente reacios a hacerse la prueba.

El seguimiento de las tendencias de los casos sigue siendo importante. “Si vemos un aumento en los casos, es un indicador de que algo está cambiando, y muy posiblemente que algo está cambiando debido a un impacto mayor en el sistema, como una nueva variante”, concluyó Alyssa Bilinski, experta en políticas de salud pública de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

SEGUIR LEYENDO:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

Comentarios Recientes