Bienestar psíquico en la vejez

0
18

La vejez es un estado en la vida y el envejecimiento un proceso que sucede a lo largo del ciclo vital. Tanto la vejez como el envejecimiento humano son objetos de conocimiento multidisciplinares en el sentido en el que el individuo humano es un entre bio-psico-social.

Actualmente hay suficientes datos para afirmar que las emociones positivas potencian la salud y el bienestar, favorecen el crecimiento personal, y la concreción de estrategias de afrontamiento favorables (planificación, reinterpretación positiva y crecimiento personal, afrontamiento focalizado en el problema) adaptativo y desadaptativos (centrado en las emociones, negación, distanciamiento conductual, consumo de sustancias y afrontamiento) aportando al desarrollo de habilidades de sociales y un sistema emocional funcional que les permite reaccionar apropiadamente ante los eventos de la vida.

Organizar proyectos y estrategias de intervención psicológica desde un enfoque de la psicología positiva podrá desarrollar en los adultos su potencial físico, social y mental y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades; mientras que se le proporciona seguridad, protección y cuidado. Se entiende entonces que el desarrollo de un envejecimiento saludable y activo desde el punto de vista físico, psicológico y social es condición para que el adulto mayor desarrolle la autonomía o la independencia, amplíe las relaciones con otros y auto reconozca las posibilidades que tiene para conseguir objetivos aun en la senectud.

La vejez es un estado en la vida y el envejecimiento un proceso que sucede a lo largo del ciclo vital

Frente a la heterogeneidad de los cambios en la vejez, el concepto de trayectorias de envejecimiento resulta de utilidad para categorizar dichas variaciones. Particularmente, el perfil de envejecimiento exitoso, a diferencia del envejecimiento normal y el patológico, fue conceptualizado por Baltes y Baltes, como aquella competencia adaptativa que permite a la persona ajustarse a las vicisitudes del entorno, como resultado de su interacción permanente con el mismo. De manera que, destacando el rol proactivo de cada persona en su propio desarrollo, es posible afrontar los desafíos del ambiente social, cultural e histórico. El envejecimiento exitoso representa una adaptación más eficiente no sólo a las demandas del entorno, sino también a aquellas ligadas a los déficits cognitivos inherentes a la edad.

Durante el envejecimiento es posible compensar un declive cognitivo, y mantener la capacidad de cambio y adaptación a lo largo de la vida. En este sentido, lo que permitiría explicar este fenómeno es la Neuroplasticidad o Plasticidad Cognitiva, definida como “la capacidad de una persona para aprender, mejorar su ejecución, cuando se introduce en una situación de estimulación e intervención cognitiva”. Representaría la capacidad de una persona para aprender y mejorar su ejecución cuando se introduce en una situación de estimulación e intervención cognitiva óptima.

El envejecimiento exitoso representa una adaptación más eficiente no sólo a las demandas del entorno, sino también a aquellas ligadas a los déficits cognitivos inherentes a la edad

En este marco se asumen como las dimensiones del bienestar psíquico en la vejez:

· Autoaceptación: que se relaciona con el conocimiento de sí mismo y permite tener una percepción precisa de las propias acciones, motivaciones y sentimientos, incluye tener conciencia de las limitaciones, pero desde una visión positiva de uno mismo.

· Relaciones positivas con los demás: implica la capacidad de mantener unas relaciones, basadas en la confianza mutua y la empatía, así como ser capaz de preocuparse de si propio y del otro.

· Dominio del ambiente: existencia de un sentido de dominio y control en el manejo de los entornos en los que se está implicado.

· Autonomía: cualidades de autodeterminación y capacidad para resistir la presión social, evaluarse a sí mismo y evaluar las situaciones en las que se está inmerso, pero en función de criterios personales.

· Propósito en la vida: definido como el sentido de que la vida tiene significado, y que este significado es capaz de integrar las experiencias pasadas con el presente, proyectando el futuro.

· Crecimiento personal: visión de uno mismo abierto a nuevas experiencias que enriquezcan y permitan la autorrealización personal. En este caso la intervención psicológica deberá promover estados psicológicos positivos: sentimientos y emociones que pueden tener efectos positivos en el bienestar físico. 

En este caso, la intervención psicológica deberá promover estados psicológicos positivos: sentimientos y emociones que pueden tener efectos positivos en el bienestar físico. 

Conocimiento de sí mismo y permite tener una percepción precisa de las propias acciones, motivaciones y sentimientos, incluye tener conciencia de las limitaciones, pero desde una visión positiva de uno mismo

Así, es bueno estimular las siguientes variables:

· El perdón como recurso psicológico: que ejercitar en el cambiar la percepción de lo sucedido, aceptar que los seres humanos cometemos errores, y muchas veces éstos nos afectan directamente.

· La resiliencia: que hace referencia a la capacidad de un individuo de soportar situaciones difíciles, y aún más, saliendo más fortalecido de ellas. Esta debe ser e aprendida, y fortalecidas junto a la, autoestima, altruismo, el ejercicio de la participación comunitaria, y el contacto mismo en redes sociales

· La gratitud, serenidad y satisfacción; estas emociones hacen sentirnos felices y bien con respecto a lo que hemos vivido. alegría y amor,

· La confianza, la seguridad, la esperanza, que permiten ver el futuro de forma positiva.

· Buen humor: que la hace sentir bien a ella y a los que están a su alrededor. Hace ver las situaciones difíciles les encontramos con sentido positivo

· Optimismo: como una actitud positiva ante la vida y creer que las cosas pueden salir bien.

· Liderazgo: en como la capacidad que tiene un individuo para influir en un grupo, e implica ser capaz de motivar; mostrar empatía y abrigar esperanzas; interpretar los sentimientos más íntimos del otro.

· Automotivación: que es generadora de optimismo y esperanza, lo cual quiere decir que, si se me presentan dificultades, persisto en lo mío, en mis metas, pues estoy motivado.

La resiliencia hace referencia a la capacidad de un individuo de soportar situaciones difíciles, y aún más, saliendo más fortalecido de ellas

Por tanto, la atención psicológica en la tercera edad deberá enfocarse en la experimentación de emociones positivas con las que maximizar los recursos intelectuales, físicos y sociales de los individuos, modificar las formas de pensar y la acción, incrementando y optimizando los propios recursos personales en el nivel físico, psicológico y social serán aspectos importantes para lograr un envejecimiento saludable y activo.

Por último, compartir esta reflexión del cineasta sueco Ingmar Berman:” Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí