El secreto del bienestar personal

0
6

Hace algunos años tuve la oportunidad de convivir una semana con una familia campesina del municipio de Camotán, departamento de Chiquimula, por las noches luego de cenar me sentaba con el señor de la casa en unos pedazos de troncos viejos a pasar el tiempo, como no había luz en aquella casa no existía la posibilidad de ver televisión. Además, la casa quedaba en la parte más alta de las montañas de aquella región y estaba retirada de la cabecera municipal, por tal razón no podíamos movilizarnos hacia allá para distraernos.

Los primeros días que me senté en la oscuridad con aquella persona en mi cabeza se repetían las siguientes frases: “qué aburrido es este lugar”, “que hace la gente para distraerse”, “que mal momento estoy pasando”, “en este momento estuviera en mi cama con la televisión prendida viendo una buena película”. Mientras yo me enganchaba y rumiaba aquellos pensamientos dentro de mí estallaba la inconformidad y el desánimo, con lo cual sin percatarme perdía mi estado de bienestar y balance emocional.

En la tercera noche, cansado de escuchar mis pensamientos y recordar todo lo que añoraba, me dedique a ver al señor y note que él permanecía tranquilo, con mucha paz, en un estado de absoluta presencia consciente, dedicado a observar la noche, el cielo y las estrellas. Al reflexionar sobre la actitud y disposición de aquel hombre, percibí la razón por la cual él permanecía sereno a diferencia del malestar emocional que yo sentía. El entendimiento fue el siguiente: la paz que emanaba de aquel hombre se debía al encuentro con él mismo, es decir, la mirada de la noche desde lo más profundo del ser, el sentimiento de aprecio hacia lo que es sin tener conflicto con las imágenes de los deseos humanos. Además, comprendí que él fluía con ese momento presente que le regalaba la vida de sentarse, a compartir conmigo el silencio y escenario de la noche. Puedo afirmar que en ese instante de éxtasis espiritual esa persona se sentía en paz. Con esa claridad mental me di cuenta de que aquel hombre no miraba las carencias que yo había creado con mi descontento.

En esas noches se me reveló el secreto para tener bienestar personal: Una mirada atenta del momento presente es la puerta para la libertad de las ataduras mentales y emocionales.

En las siguientes noches me concentré en absorber lo que la vida me regalaba y llegué a estas conclusiones:

  • En el silencio de la mente está la paz interior.
  • El bienestar personal se logra en el encuentro con uno mismo.
  • La estabilidad emocional se alcanza al liberarse de los pensamientos negativos.
  • La espiritualidad es la vivencia del aquí y ahora.
  • Los conflictos se resuelven sin recuerdos pasados o expectativas futuras.
  • La felicidad o infelicidad depende de mí.

Lo invitamos a participar en nuestras actividades y consejerías sobre bienestar personal. Para información escriba al WhatsApp 4293-5610.

André Armas, Educador y Consejero en Bienestar

Alinearse con la energía del universo y la naturaleza trae calma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí