Estudió medicina para ayudar a otros, pero recién pudo hacerlo cuando abandonó todo

0
13

“Para mí medicina era la posibilidad de hacer algo por el otro”, dice Lucila Lynch Garay (38), con la misma convicción con la que lo repetía hace 20 años cuando decidió estudiar esa carrera. Sin embargo, no llegó hasta el final. La vida fue abriendo otros caminos. “Hace unos años mi papá me recordó una conversación que tuvimos en esa época cuando él estaba haciéndose una quimio y hablábamos muchísimo”, relata y lo cita textual: “Cuando dejaste medicina nos sentaste a tu mamá y a mí y nos dijiste que no podías ser creativa siendo médica”. Se interrumpe así misma con una conclusión que hoy es evidente: “Yo necesito ser creativa”.

Al dejar medicina estudió publicidad y luego diseño gráfico. El amor por los libros y las revistas la llevó al diseño editorial. Hizo tantos talleres y materias como pudo. Y fue profesora en la UBA. Y un día, un poco por casualidad, aprendió a encuadernar. “Me separé de un novio en 2010/2011 y necesitaba ocupar mi tiempo en algo. Hice un taller que consistía en un par de encuentros semanales a la noche… Esos días iba a estar distraída”, recuerda entre risas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí