formas de enfrentarse al adiós profesional

0
7

José Ramón Repullo y Julián Ezquerra.

Una vida entera dedicada a la Medicina y, de un día para otro, cuelgas la bata blanca, cierras la puerta de la consulta y llega la jubilación. Esta nueva etapa en la vida de los facultativos se presenta de formas muy dispares. Mientras los hay que se niegan a abandonar la actividad convertidos en ‘jubilópatas’, otros lo viven como una oportunidad única para pasar de dedicar su tiempo a los demás a dárselo a sus seres queridos.

Dos formas de abordar el cese de la actividad laboral muy distintas que se personifican en dos médicos que alcanzaron la edad de jubilación en 2022. Julián Ezquerra inició esta nueva etapa con 65 años en marzo, aunque según confiesa “llevaba tiempo preparándome para ello”. En declaraciones a este periódico, el facultativo relata con visible emoción cómo por fin “tenía tiempo para disfrutar de algunas cosas” con las que hasta entonces, tras décadas de duro trabajo, no había podido deleitarse. “Lo primero que hice fue prepararme un verano a conciencia, sin fecha de vuelta”, algo que nunca se pudo plantear durante su tiempo de actividad laboral.

“Cuando trabajaba, el teléfono no paraba de sonar, ni siquiera durante las vacaciones. De repente, cuando me jubilé las llamadas empezaron a desaparecer”, comenta. Así, empezó a despegarse del aparato telefónico y comenzó a vivir experiencias como “las que cualquier abuelo quisiera tener: pasar tiempo con mis nietos, ayudar a mis hijos”.


Ezquerra: “La jubilación me permite pasar tiempo con mis nietos, ayudar a mis hijos”


Mantener una jubilación activa

En su nuevo día a día, Ezquerra dedica sus horas a su familia, a pasear por el monte y “mantener una jubilación activa“. Recuerda a sus colegas de profesión que “hay vida fuera de la Medicina” y que “no todo se acaba cuando dejas de ser médico”. Explica que hacerse a un lado es también un “gesto de solidaridad con los que vienen detrás”. Sin embargo, los hay que les cuesta abandonar la que es su vocación, la profesión a la que le han dedicado más de 30 décadas de su vida y, cuando llega la jubilación, buscan la forma de mantenerse ‘enganchados’ a ella.

José Ramón Repullo es uno de los recientes incorporados a la jubilación y forma parte de ese grupo de médicos que quiere seguir con “un pie dentro”. El facultativo, que alargó su vida profesional más allá de los marcados 65 años con una prórroga de año y medio, lleva solo dos meses disfrutando de su nueva condición. “Alargar el tiempo de actividad laboral es más fácil cuando te dedicas al ámbito académico, como es mi caso que trabajaba en la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III. Estar al pie del cañón en las consultas, con más de 40 personas esperando para verte, cansa y requiere un esfuerzo corporal que con la edad se va perdiendo”, suscribe sobre su decisión de sobrepasar la edad del cese de la actividad laboral.


Repullo: “Los médicos con edades entre los 60 y los 70 años pueden poner su juicio clínico al servicio de la nueva generación de médicos”



A pesar del desgaste físico producido por la edad, cree que “el grupo de médicos con edades comprendidas entre los 60 y los 70 años tiene mucho que aportar en los centros de salud, poniendo su juicio clínico al servicio de la nueva generación de médicos”. Por ello, considera que hay que ser “flexibles en esa transición, sin llegar a convertirse en figuras disfuncionales para los que vienen detrás”.

Ahora, ya jubilado, Repullo ha encontrado el “confort” personal que andaba buscando, pero a la vez no se “aparta completamente” de sus áreas de interés. “Tengo más holgura para hacer cosas. Dedico jornadas a investigar en diferentes áreas, como la bioética, por ejemplo”. Además, confiesa que sigue participando en proyectos de docencia.

Seguir trabajando tras los 65 años

La elección de seguir o no activo tras la edad marcada para el cese de la actividad laboral puede depender de numeroso factores. Sin embargo, Julián Ezquerra recuerda con “tristeza” cómo hay “compañeros que alargan sus días en activo por no poder afrontar una pérdida económica si optan por la jubilación“. Explica que conoce el caso de algunos facultativos que ahora tienen que ayudar económicamente a sus hijos que, tras independizarse hace años, ahora “se divorcian y tienen que volver a casa. Hay que ayudar a los hijos con sus problemas económicos y la rebaja salarial de la jubilación no permite echarse a un lado”.

Cada uno opta por el modo de retirarse que mejor se adapta a sus necesidades personales, pero Ezquerra recuerda a sus colegas de profesión que, cuando llegue el momento decidido para ello, es importante prepararse mentalmente para ese “vacío”. “No es fácil acostumbrarse”, explica, “pasas de tener muchas responsabilidades a no tener nada, son muchas horas del día las que llenar”.

Ahora el tiempo que no dedica a su familia, lo emplea en publicar podcast, vídeos y artículos de opinión, sintiendo una gran satisfacción con el feedback que recibe en las redes sociales donde sus opiniones basadas en su amplia experiencia en la Medicina son escuchadas y respetadas. Un reconocimiento a toda una vida dedicada a la salud, en todos sus ámbitos, que también le llegará próximamente a José Ramón Repullo.

Actualmente, según revela a Redacción Médica, está en trámite su nombramiento como Profesor emérito de la Escuela Nacional de Sanidad. Orgulloso, explica que recibirá este título “encantado porque, aunque es honorario, es una situación que me aporta continuidad y me permite seguir contribuyendo siendo parte de la organización a la que he estado vinculado 30 años”. Al final, la vocación no solo se mantiene cuando estás en activo, sino que ofrece al médico otras formas de realizarse aún cuando ha llegado el momento del adiós.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o
profesionales
sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por
periodistas.
Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un
profesional del
ámbito sanitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí