por qué se fue de la Argentina y a qué se dedica en el país vecino

0
6

En diciembre de 2020, Vanina Escudero se mudó a Canelones, Uruguay con Álvaro Navia y sus dos hijos, Benicio y Joaquina. Hoy, después de casi dos años en los que la familia entera ya se adaptó a su nueva vida en el país vecino, la bailarina y su marido decidieron abrir una productora juntos que se llama La Casita Contenidos y se embarcaron en varios proyectos.

Lo de “embarcarse” es casi literal, porque uno de esos proyectos es el “Crucero del humor”, una propuesta turística para febrero de 2023 que combinará viaje y espectáculos.

“Se van a subir muchos humoristas que la gente conoce; estamos buscando darles a los pasajeros un valor agregado”, adelantó Vanina sobre esta travesía que saldrá el 22 de febrero desde Montevideo y pasará al día siguiente por Buenos Aires para dirigirse a las playas de Brasil, donde visitarán lugares distintos con diferentes shows cada una de las 8 noches que durará el viaje.

-¿Cómo definís tu presente en Uruguay?

-Con mucho trabajo y generando cosas nuevas que es lo que nos gusta hacer. Ver qué es lo que hay y ver cómo se puede transformar. Estamos intentando darle variedad al público.

-Además del Crucero del humor, ¿qué otros proyectos tienen con la productora?

-Desde La Casita Contenidos trabajamos para varias plataformas, redes y teatro. Estamos haciendo varias cosas. Por ejemplo, vamos a relanzar una sala teatral en Carrasco, el teatro Arocena: un lugar espectacular que no estaba siendo aprovechado. Buscamos generar un nuevo polo teatral, por fuera de Montevideo.

-¿Tenés planeado volver a bailar?

​-Este invierno es muy probable que me encuentren en el escenario y bailando. Siempre extraño bailar, hace dos años que no bailaba. Y este invierno tengo ganas de subirme al escenario de vuelta. Primero tengo que acondicionar el cuerpo, entrenarlo, dar lo mejor para bailar. Siempre hay cosas que ajustar, pero el cuerpo recuerda.




Escudero en el Arocena, un espacio teatral al que le volverán a dar vida.

-¿Te considerás muy perfeccionista?

-Muy, demasiado. A veces no está bueno ser tan perfeccionista con el laburo, soy muy exigente. Por ejemplo, me encanta la parte de ensayos y las funciones, pero no me gusta verme porque soy muy crítica, prefiero quedarme con la sensación de lo que viví arriba del escenario.

Con un presente afianzado en Uruguay y lleno de proyectos para seguir desarrollando allá, ahora, en diálogo con Clarín, Escudero vuelve un poco para atrás y recuerda cómo nació la idea de irse a vivir a otro país.

“Siempre estuvo en nuestros proyectos, pero lo veíamos como algo más a futuro, después llegó la pandemia y nos cambió los planes como a todo el mundo”, explica.

Vanina Escudero con su marido Álvaro Navia y sus hijos, Benicio y Joaquina.


Vanina Escudero con su marido Álvaro Navia y sus hijos, Benicio y Joaquina.

-¿Por qué eligieron Uruguay?

​-Siempre supe que si me iba a vivir a otro país, Uruguay era el mejor lugar fuera de Argentina. Álvaro es uruguayo, pero la decisión surge por trabajo. Él hace muchos años que trabajaba tanto en Argentina como Uruguay. De hecho durante la pandemia estuvo saliendo vía streaming para Uruguay para no perder la continuidad del trabajo. Se abrieron puertas y decidimos venir para acá.

Su marido, Álvaro Navia es un humorista uruguayo reconocido tanto en Argentina como en su país natal. De hecho, decidieron mudarse cuando a él le ofrecieron producir y participar en la versión charrúa de Polémica en el Bar y La Peluquería de Don Mateo.

-¿Fue una decisión difícil de tomar?

-Lo que más me tiraba era mi familia, amigos también, pero somos muy apegados con Silvina, mi mamá y mi papá. Uruguay siempre lo vi como un país hermano, más desde que empecé a salir con Álvaro, cada vez lo sentía más cercano. No fue una decisión muy difícil porque tenemos muchos puntos en común los argentinos con los uruguayos, somos países hermanos.

Escudero se mudó a Uruguay en 2020 y por el momento no tiene planes de regresar a la Argentina.


Escudero se mudó a Uruguay en 2020 y por el momento no tiene planes de regresar a la Argentina.

-¿Cómo fue el comienzo de tu carrera en Uruguay?

-Como Álvaro ya vino con trabajo, la idea siempre fue que cuando nos estableciéramos y los chicos ya estuvieran más arraigados al colegio y al lugar, yo pudiera también empezar a generar cosas también y así nació nuestra productora.

-¿Cómo fue la adaptación de tus hijos Benicio (8) y Joaquina (6) a su nueva vida?

-Muy bien, tengo la suerte de haber caído en un grupo de madres y padres que son amorosos. Mis hijos se integraron súper bien a las clases y al colegio. La gente nos hizo las cosas muy fáciles. Los vecinos también son amorosos con nosotros. Nos mudamos en un contexto de pandemia, que estaba en su punto más álgido y la gente ayudó a que fuera todo más ameno.

-¿Cómo es Álvaro como esposo y padre?

​-Es muy compañero, somos muy compañeros entre nosotros, y somos muy de compartir, de escucharnos, consultarnos. Yo lo conocí trabajando y desde el principio noté que es una persona muy noble. Y nos fuimos enganchando. Al año y 10 meses de estar saliendo nos casamos y a los dos años empezamos a buscar un hijo, que nos costó más de lo que hubiésemos querido.

Escudero transita un momento profesional totalmente diferente al que estaba acostumbrada: ahora será productora.


Escudero transita un momento profesional totalmente diferente al que estaba acostumbrada: ahora será productora.

-¿Cómo recordás la búsqueda de tu primer hijo, Benicio?

-Fue larga y dolorosa, estuvimos casi 4 años, fue mucho tiempo. Fue un proceso bastante difícil para el que no estábamos preparados. Lo empezamos hace 12 años, que era un tema bastante tabú, del que no se hablaba. Nos costó mucho, es muy doloroso desde lo emocional y lo físico, hay que ponerle mucho el cuerpo, los tratamientos son invasivos.

-¿Sentís que el acompañarse durante ese proceso los unió a Álvaro y a vos?

​-Pasar por todo eso te separa o te une como pareja, es un momento muy importante donde se mueven un montón de emociones y a nosotros nos unió. No fue nada fácil y todo ese proceso reafirmaba nuestras ganas de ser padres. Yo fantaseaba cómo iba a ser como mamá, qué educación le iba a dar a mi hijo.

-Después de pasar por todo este proceso, ¿cómo fue que decidieron buscar otro hijo?

-Siempre supimos que queríamos dos o tres hijos y cuando estuvimos listos para empezar un nuevo tratamiento, hablé con el médico para hacer nuevos estudios, pero Joaquina terminó llegando naturalmente. Fue una bendición. Cada uno de nuestros hijos llegó de manera diferente, cada uno tiene su recorrido y su identidad.

Vanina y Álvaro esperando a su segunda hija Joaquina en 2016.


Vanina y Álvaro esperando a su segunda hija Joaquina en 2016.

-Mencionaste que querían “dos o tres” hijos, ¿tienen planes de buscar el tercero?

​-Tres queríamos en su momento, pero hoy con dos estamos muy bien. Les dedicamos un montón de tiempo a los chicos, nos gusta estar en familia. No me imagino volver a dar la teta, pañales, todo. No sé más adelante, hoy no.

-Su tercer hijo podría ser la productora que crearon juntos…

​-¡Sí, es verdad!

Álvaro Navia y Vanina Escudero´están casados hace 14 años. Foto: Instagram.


Álvaro Navia y Vanina Escudero´están casados hace 14 años. Foto: Instagram.

-Entre la familia y sus proyectos laborales, ¿cómo está tu relación hoy con Álvaro?

-Este año cumplimos 14 años de casados, un montón. Estamos muy bien, muy enamorados, felices. Más que nada por cómo se articula el día a día con los chicos. Ese es el gran desafío con los años, poder entendernos y que cada uno tenga su espacio y al mismo tiempo compartirlo juntos.

JA

Mirá también

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí